23 julio 2007

Un puesto callejero



Estos puestos callejeros de golosinas son muy típicos en Alemania. Se pueden comprar caramelos, garrapiñadas o unos corazones de galleta especiada llamada "Lebkuchen". Estos corazones son el colmo de la cursilería, y se suelen comprar a la pareja, que luego tiene que ir con la galleta colgada del cuello siendo el hazmerreir de los transeuntes. En estas galletas se escriben con azúcar frases tipo "eres mi bollito de crema" o "mi palomita enamorada"(naturalmente, el equivalente en alemán).

1 comentario:

gabarosky dijo...

Esta bárbara la historia de lso corazones, me recuerda a una propagnda que pasan por radio que dice que cuando hablas con tu novia te volves niño nuevamente, si no lo crees fijate que la mayoría de las personas hablan en diminutivo y en un tono más infantil.